La moneda social. Qué es el SOL (Sistema de organización Local)

El SOL es una asociación de personas que ponen servicios, saberes y bienes a disposición de unos y de otros. Es la forma más valorada para crear una moneda social que sea local. Los intercambios son valorados según una unidad de cambio escogida por los miembros del SOL a modo de moneda local. El principio del SOL está basado sobre la constante de que todo individuo posee habilidades, medios o tiempo, que puede intercambiar con otros sin utilizar euros, libras o dólares.

La asociación es local: los miembros pueden encontrarse fácilmente, conocerse y desarrollar convivencia y confianza que son los valores fundamentales del SOL.

En el SOL, cuando recibo un libro o ayuda informática, yo no pago con euros, sino que lo hago con un dinero local que la otra persona podrá utilizar cuando quiera para adquirir lo que haya escogido en otro intercambio con una tercera persona. No estamos hablando de trueque.

ECONOMÍA ALTERNATIVA

Una moneda social más equitativa:

En el sistema capitalista, cada vez mayor número de personas, carecen de dinero para comprar lo necesario; pero disponen de tiempo, de capacidades o de productos que no pueden poner en el mercado.

En el seno del SOL, se intercambian entre ellos, sin euros, gracias a una unidad de medida que se puede considerar como una unidad de intercambio, una moneda de cuenta local y compensable entre los miembros de cada SOL.

Una alternativa económica más enriquecedora:

En el SOL, las numerosas capacidades no profesionales que todos tenemos, se pueden poner al servicio de otros, creando así riqueza que de otra manera sería sin duda inexplotada. Igualmente nuestra creatividad puede aflorar libremente en beneficio de la colectividad.

En el orden social existente, para procurarse aquello que necesitan los individuos, deben validar sus competencias adquiridas con un sistema de diplomas jerarquizados. Aquéllos que están excluidos de este sistema por el paro, se encuentran al margen y por lo mismo desvalorizados. En el SOL, pueden no solamente encontrar los recursos que les falta sino encontrar la satisfacción de ofrecer sus capacidades o su tiempo a cambio. Entre todos podemos ofrecer segundas oportunidades a quienes no ven salida a la situación actual.

Más convivencia:

En este mundo de comunicación deshumanizada, muchos se sienten solos, faltos de contacto social. En el seno del SOL, los intercambios están basados en la confianza y la reciprocidad favoreciendo así la unión entre sus miembros. La convivencia se desarrolla rápidamente con las actividades organizadas por la asociación. En el SOL cada individuo tiene el mismo estatus, todas las capacidades son reconocidas y valoradas de la misma manera. Las relaciones y las interacciones son de igual a igual sin relaciones de poder.

Más duradero:

En esta sociedad de consumo de objetos desechables, producidos al otro lado del mundo con una explotación deshonrosa de los trabajadores, los intercambios en el seno del SOL permiten practicar un consumo más local, menos abundante pero más duradero (intercambio de bienes inútiles para algunos pero útiles para otros).

Valid HTML 4.01 Transitional